Mostrar Menú
Compartir:

Margarita Miranda

Compartir:

Cáncer de seno

Con gusto comparto contigo mis experiencias en mi aniversario. En junio de 2008 cumplí 5 años de haber sufrido cáncer de seno. Para la gloria de Dios estoy completamente restablecida. Al año de haberme jubilado del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico y cuando empezaba a disfrutar este periodo de mi vida se me diagnosticó la condición.

La condición estaba en estado tres por lo cual necesité una mastectomía y además recibí quimioterapia y radioterapia. Al igual que otros pacientes, sufrí los efectos secundarios del tratamiento tales como nauseas, pérdida del cabello y otros efectos en la piel. Toleré bien todo el tratamiento, nunca me deprimí y siempre estuve activa. Soy muy cobarde para los tratamientos médicos y desarrollé una fortaleza y una paz extraordinaria. ¿Cómo fue posible? Lo hizo el Señor que me “cargó” y me manifestó su amor a través de mi familia y los hermanos en la fe. Todo lo debo a la fe y la oración personal, la de mi hermana Tata, mi hija Beba y mi comunidad.

Margarita Miranda y su hija Beba

Recibí el tratamiento principal en el Centro de Cáncer MD Anderson, en Houston. Allí llegué para una consulta y teriné recibiendo el tratamiento necesario. Al momento no contaba con todos los medios económicos para la estadía requerida en esa ciudad. Mi Señor los proveyó de diferentes maneras y momentos en particular a través de la comunidad. ¿A cuál comunidad me refiero? En primer lugar a mi pequeña comunidad de la Nueva Evangelización con la cual había compartido semanalmente por doce años consecutivos, a la comunidad mayor a la cual pertenezco la Parroquia San Lucas, a la otra comunidad grande compuesta por sus familiares, vecinos y compañeros de trabajo. Recibí de unos y otros apoyo espiritual a través de la oración, solidaridad y ayuda material.

Durante el tiempo que estuve recibiendo tratamiento tuve la oportunidad de servir a otros. Me uní a la organización de voluntarios de MD Anderson y trabajé en el grupo de Capellanía. Allí fui responsable de distribuir la Comunión a los pacientes hospitalizados y de orar junto a mi hermana por los pacientes y sus familiares todos los domingos. También serví a los pacientes y familiares puertorriqueños que llegaban a recibir tratamiento. Además de apoyo emocional y de la oración les serví de "chofer personal", toda vez que en el invierno el Señor me regaló un carro a través de una sobrina. Estas experiencias me llevaron a conocer las necesidades de muchas familias con pacientes de cáncer y en particular de aquellos que salen de Puerto Rico a buscar una esperanza de vida. Allí conocí a Zulma y Petión Rivera que también pasaban por la experiencia de batallar contra el cáncer pero que a la vez también les ofrecían apoyo a todas las personas que podían. Después de la muerte de Petión se crea la Fundación en su nombre, la cual yo apoyo totalmente y a la cual pertenezco. Hay tantas necesidades y tantas oportunidades para ayudar que te invito a que te unas a nosotros.

Te necesitamos.

Margarita Miranda

Compartir:

Próximos Eventos

Fechas Importantes

<<  Julio 2019  >>
 D  L  M  M  J  V  S 
   1  2  3  4  5  6
  7  8  910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Nuestros Amigos

Be The Match

Survivor Hats

Suscripción

Suscríbete a nuestra lista de correos para que estés al tanto de noticias y actividades de la Fundación.

Subir